+34 976 146509 edic94@gmail.com

Recuerdos de Casablanca no es una historia al uso de este singular barrio. Es un texto hecho de los testimonios de muchos de los vecinos que han visto cómo esta zona urbana, antes llena de campos de cultivo, se convertía en un apéndice más de la ciudad, porque Casablanca ha evolucionado conforme Zaragoza se convertía en la gran urbe que es ahora. Entre estos testimonios recogidos no están todos los que fueron, sería imposible, pero sí muchos de los que han sido. Sus palabras se han mantenido intactas tras las entrevistas concedidas, porque uno de los rasgos que caracteriza el texto es la veracidad de lo que esas personas vivieron y sintieron en su barrio, el que nació al amparo del Canal Imperial de Aragón, que le otorgó su fisonomía, aquel que tantas historias -algunas de ellas recogidas en este libro- ha protagonizado. También figuran los Montes de Valdespartera, los campos de olivos que había en Casablanca, donde fue fundamental la implantación del tranvía, que fascinaba a los pequeños y permitía las pillerías de los jovencitos; igual que las fábricas de ladrillos y azulejos que daban trabajo al barrio, las que sirvieron como escenario de juegos infantiles, de las fiestas y costumbres, también unidas a la ermita de Casablanca, la que antes se ubicaba en la calle Embarcadero. Del mismo modo aparecen las torres, ocupadas por largas y conocidas familias (cada una llevaba el nombre de la familia que la ocupaba), espacios de convivencia donde niños y mayores jugaban o pasaban sus ratos de ocio. Recuerdos de Casablanca es eso, una amalgama de experiencias vividas, entre las que se pueden destacar las del desaparecido Isaac Valero. Fue uno de los abanderados del movimiento vecinal en el barrio desde la Asociación Tomás Pelayo, que se mantiene en la actualidad como firme altavoz de las reivindicaciones de los vecinos, junto a las otras existentes (El Olivar de Casablanca-Las Nieves, El Tejar y Los Incrédulos de Casablanca). De ellas también se habla en este trabajo, hecho desde el cariño, para que las miles de vivencias que hay en este barrio no caigan en el olvido, permitiendo mantener así la idiosincrasia de su singularidad, por su fisonomía, y por sus gentes, la historia viva de Casablanca.

Presentación: 28 de mayo de 2015, en el CC. Isaac Valero, de Casablanca.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR